FB

domingo, 28 de agosto de 2016

Lectora y escritores

De Dumas padre no me puedo olvidar, leí El conde de Montecristo a los 11, en el campo (en un asalto de tres días). Luego fueron Los tres mosqueteros o El collar de la reina.
Había pasado ya por mis manos La Historia Interminable de Michael Ende (9 años), y dado el estado de flipe que me produjo no pude más que buscar otra obra suya por aquello de quitarme el Momo.
Leí algunas obras más LIJ, pero sin pena ni gloria, así que fui curioseando hasta llegar a Eco y ese bestseller, El nombre de la rosa, que tanto dolor de cabeza palabril me produjo (iba con boli, libreta y diccionario) pero que tanto me hizo aprender.

Luego, leyendo por obligación a Cela, Unamuno, Machado, Vargas Llosa, Hernández, Lorca, Valle-Inclán, Clarín, Cervantes, Ovidio, Lope de Vega o Quevedo en bachillerato; y al Padre Isla (Fray Gerundio), Echenique, García Márquez, Allende, Góngora, Savater, Shakespeare, Bronte, Valéry o Marlowe endemientras hacía como que estudiaba Hispánicas.

Por el camino cayeron lecturas como Bukowski a los 18, jaté tú qué tino la edad, que me pareció todo un descubrimiento el realismo sucio dicho sea de paso; a la Generación Beat con Kerouac y su rollo interminable On the road; de los malditos solo me tiré a Mallarmé y a su fuente hidrográfica Baudelaire. A mi pobre Joyce le dije que me pareció tremendamente hard y le prometí reunirme con su Ulises de nuevo una vez tuviera el suficiente tiempo que perder filosofeando, cosa que ahora sí que veo hard. Pero tuvieron cabida Hemingway, Muñoz Seca, Maugham, Montalbán, Tolkien, Bazán, Mihura, Sade, Steinbeck, Jonasson, Grandes, Montero, Gaite, Soler, Pombo, Rowling, Tirso de Molina y su compadre Muñoz, Dante, Calderón, Mitchell, Christie, Mendoza y yoquésémás...
Of course, cayeron por el camino bestseller tocomocho: El código Da Vinci, Los pilares de la tierra... Obras bastante vendidas pero que doy por hecho que serán atemporales: La sombra del viento, La catedral del Mar... Y obras hechas a medida: El niño del pijama de rayas.

50 sombras de Grey he de decir que lo leí con mucha curiosidad, por mis alumnas, y que, si bien es verdad que al principio las animaba a leer, aunque fuera eso, luego reculé/marrepentí/medesdijí/renegué de mí misma y de mis ideas del demonio para hacer lectores a mis alumnos a toda costa, porque una cosa es recomendar leer y otra que mis alumnas lo calificaban de literatura, Mon Dieu! (es un bodrio infumable, no lo he tirado porque fue un regalo de alguien querido, que si no...).

Las distopías vinieron de la mano de Farenheit 451 del maestro Bradbury, pero las actuales Los juegos del hambre o Divergente también me llamaron la atención.
Pessoa me puso a heteronimear y Galeano me abrió las puertas de las más bellas imágenes con sus mitos y sus fuegos.

Y admito sin pudor que aún tengo pendientes a mis dos premios Nobel olvidados, Benavente y Echegaray, he de leerlos por vergüenza torera.

Ya metida en harina en la vorágine universitaria empecé a echarle ojos a la LIJ y lo primero que me llamó la atención fueron los álbumes ilustrados de Benjamín Lacombe, aunque me gustó redescubrir a Fernando Alonso o sumergirme Donde viven los monstruos... Lindo y Fuertes eran mi fuerte.

Pero, aun habiendo omitido a muchos autores que también han caído entre mis manos, he de admitir que leo muchísimo menos de lo que debería puesto que, en esta sociedad de imbéciles, a alguien se le ocurrió que los profesores de universidad debían hacer una ingente cantidad de soplapolleces burocráticas que, al final, lo único que se consigue con eso es que haya que dedicar el 80% del tiempo a aparentar y a rellenar papeles.

Gracias a ANECA y a los SEXENIOS y gracias a los que les importa un mojón el tiempo que hace falta para reestructurar CV (el mío pesa casi 3 kg, de papeles. Sí, lo que lees) de un capricho a otro de tipo de CV según se gobierne o dónde, cada vez los profesores somos menos profesores. Porque si no nos dejan leer por placer no sé cómo narices vamos a transmitir esa pasión. En fin.

Asiné y asín seloemo contao...

jueves, 18 de agosto de 2016

Respuestas a exámenes (que sé que te gusta, tonto...)



Beethoven
Este era un señor sordo que compuso la letra de Miguel Rios o sea el Hino de la alegría
(Alegría la que tú das)
Barítono
Es el que lleva la barita, o sea el que dirige a los otros
(Como Harry Potter)
Movimiento adagio
Eso no lo trae mi libro
(Mira, como los médicos que de la Seguridad social…)
Movimiento allegro
Que lo cantan los músicos cuando o sea están alegres
(Estaba claro)

Monotremas
Son mamíferos de forma humana, y son los monos
(Pipiolo dixit y amén)
Volcanes
En Mallorca está el Teide. El agua del mar se solidifica y sale por el cráter
(Que es su culo)
Aves prensoras
Son las aves que bien en las prensas, sitio con mucha agua. Tienen un bonito colorido, como el cuervo
(Pobre, daltónico)
Ejemplo de gallinácea que no sea la gallina
El pollo
(Pero el asado, el frito da ardores)
Movimientos del corazón
De rotación alrededor de sí mismo y de traslación alrededor del cuerpo
(Así me quedao yo también…)
Glaciares
Pueden ser por erosión o por defunción
(Ni aunque seas de hielo. Si es que para morirse no hay más que estar vivo…)
La soberbia
Es un apetito desordenado de comer y beber, que se corrige practicando la lujuria
(Las bacanales romanas, mamando…)
El CID
Quiso armarse caballero y se buscó un aldeano llamado Sancho Panza y se fue por esos mundos
(Total, para el caso que le hemos hecho a Cervantes en estos 400 años…)
Geografía
En Holanda, uno de cada cuatro habitantes es vaca
(Qué mal ha hecho en este mundo Milka…)
Odontólogo
Carnívoro que se alimenta de presas vivas
(Más razón que un santo, y te saca los costillares a sablazos dentales)
La catedral de León
Fue construida por los romanos gracias a un arquitecto americano
(Si es que están en tos laos estos yanquis, leyendo tus correos, fabricando catedrales…)
Depuración del agua
Se hace por los rayos ultraviolentos
(Este se ha visto Escuadrón suicida)
Ejemplo de parásito interno
Las vísceras
(Hombre, internas son…)
Ejemplo de parásito interno
El langostino
(Yo sé de uno que a lo mejor…)
Dimorfismo sexual
El macho se diferencia de la hembra por una prolongación más o menos larga
(Ejem…)
Ejemplos de nematóceros (mosquitos)
El buo, el buo real y el mochuelo
(Si es que mutan con tanto producto químico en la laca de uñas)
Productos volcánicos
Las bombas atómicas
(Y nosotros echándoles la culpa a los puñeteros yanquis)
El neoliberalismo
Es una ideología racial y astringente
(Detergente, emergente, gente…)
La abeja
Se divide en reina, obreras y zagales
(Illo, este no es de Cádiz)

viernes, 12 de agosto de 2016

De cuando España la podía cruzar una ardilla…

Feria Libro Madrid 2016
Con música...
…saltando de árbol en árbol, sin tocar el suelo.
Eso me trae a la neurona coprolálica (¿que no sabes lo que es? Pregúntaselo a Tourette que tenía un taburete… Nooooooo, el que no lleva tilde aunque vaya entre interrogaciones, so flor… ¿Cómo? Y en la calle también aunque vengas armado con académico tuitero zendarín) la feria del libro españoliense.  ¿Que qué tiene que ver? (¿otra vez?). Pues que una vez soñé que un ciudadano podía cruzar España haciendo la ruta de la feria del libro, esto es (que decía mi profe de lengua en Hispánicas –Montesinos, va por usté–, en primero), que terminaba una y empalmaba (¿mande?) otra por todas las provincias de España (que son 50 y dos ciudades autónomas, ¿tanterao, Lobo?).
Pero salvando la Feria del Libro de Madrid, el Líber de Barcelona y poco más (tan poco que ahora ni caigo) las ferias de libros de España, en general, dan vergüenza. Vergüenza por la poca intención de las editoriales en invertir, por el ínfimo interés de diputaciones/ayuntamientos en potenciarlas y por el paupérrimo hábito lector en estas Españas de Dios (es Cristo, amén).
Feria Libro Madrid, 2016
Con arte...
El hábito lector es una mesa de cuatro patas: los docentes, las familias, los medios de comunicación y el gobierno (no, no, no, guapos, los de las editoriales no os libráis), hasta que no se trabaje formando equipo la mesa cojeará y todo lo que se intente dejar sobre la tabla será en precario equilibrio.
Ahh… (suspiro orgásmico, sentiende) Esas bombas de relojería lectoras que estallen en casa y pidan libros para los Reyes, cumples y sucedáneos consumistas (lo siento, bartolón de rojo, tres mejor que uno)… Esos programas, auspiciados por el gobierno, a lo Oprah Winfrey que arriman las ascuas comerciales al mundo literario…  Esos medios de descomunicación que nos bombardean continuamente con noticias literarias con tanto énfasis y duración como las futbolísticas…  (¿Que en España nunca se verá a un escritor como a un futbolista bienpagao? Con lo frikis que somos para endiosar todo es cuestión de canalizar energías, chavalote). Esos padres yendo con sus hijos cada 15 días a la biblioteca (¿Queso noxiste? ¿Quetapuestas?)...
En fin, al final nos vamos a tener que remangar… Por lo pronto, me acabo de enterar de que hay nueva web de lectura/literatura, Zenda, por algo se empieza.
A ver si también vamos a tener que poner Pokemon en las librerías y bibliotecas para que alguno pueda decir que ha pisado una al menos una vez en su vida...

viernes, 5 de agosto de 2016

CERVANTES Y OLÉ

En cuestión de cultura, rompemos el molde. 400 años desde que Miguelillo se fue y aquí todiós como zambombas en la gloria, como si con ellos no fuera. En 400 años a nadie le ha importado dónde estaban los restos del pare de Alonso Quijano (como preguntes quién es ese te jostio los hocicos y te vas tú solito a dormir al cuartelillo, tú y tos los de tu calle. Vengo yo fina pa tonterías). Que tampoco tengo yo muy claro que los hayan encontrado, puesto que no hay certeza absoluta.
Y por el año 2016 ha pasado sin pena ni gloria tan ilustre caballero por el común imaginario de propios y extraños peninsulares ibéricos. Pa más pallá del charco ni me meto.
Cervantes 2016
Sosí, lasunto tiene una web, aunque no funcione en todos los navegadores (pacharnos de comer aparte, Mary).
Lo que me ha gustado ver al presidente del gobierno presentando una oleada de actos de nivel para conmemorar el 2016 como el año de Cervantes. Loca me he quedado.
Illo, un emoticono de Cervantes o El Quijote en el WhatsApp/Line/Telegram, una mosca en TVE con el logo de la conmemoración que acabemos hasta los mismísimos, una Gala con las estatuillas de los Goya disfrazados del manco de Lepanto (¡qué leches, este año tenían que haber sido mancos, ñoyá), un documental a lo bestia parda, que las editoriales ofrecieran bajar gratis sus versiones de toda la obra cervantina (enseguida, vamos…), una app. para jugar a reventar molinos, un ponerse de acuerdo todos los medios de comunicación el 23 de abril para brindar por Cervantes, representaciones de sus obras en todos los teatros importantes (Mon Dieu! ¿es que fue dramaturgo?), un calendario ilustrado IC o RAE, una Vuelta a España con el careto de Dulcinea o Sancho, ¿dónde estuvo Cervantes ese año largo que nadie le vio el pelo? Pues un concurso para investigadores, ¿y lo que hubiera molado poner a todos los centros educativos de España de acuerdo para ir a las ferias de libros disfrazados de personajes de Cervantes para batir récord Guinnes (bebiendo cerveza te voy a dar yo a ti)? ¿Qué hacen los Pokemon que no tienen a Rocinante?, un desfile como Dios manda, Carnavales cervantinos...
¿Y la casa de D. Miguel? Pero si Luis Franco, propietario del inmueble (1833) donde vivió Cervantes lo derribó y aquí paz y después gloria. Merecemos la hoguera.
Cervantes en El Ministerio del Tiempo
Que sí, que hay quien lo ha celebrado a su manera y con sus medios (menos mal que Olivares lo metió sabiamente en su MDT), pero eso no es… Poner celebración de Shakespeare ener gugue, a ver…
Cervantes se merece un funeral de estado, ñores y ñoras, a ver si espabilamos. Aunque tarde vamos ya. Pero hablando de merecer, no nos lo merecemos. Si es que tenía que haber sido inglés, mardita sa nuestrastampa